The Barkley Marathons. Probablemente, esta sí, la carrera más infernal del mundo.


Imaginad una carrera en la que el día de comienzo sea una incógnita. En la que tampoco se sepa quiénes serán los participantes ni la hora en que comenzarán a correr. Ni siquiera existe un proceso de inscripción al uso. Si quieres participar te tienes que buscar la vida para ponerte en contacto con ellos y conseguir que te acepten, lo que en absoluto es fácil. Un año por ejemplo, había que enviar un correo electrónico a una hora determinada. Ni un minuto antes ni después. Si no era así, estabas fuera. Su fundador, Gary Cantrell, piensa que todo lo que sea mentalmente estresante para el corredor es bueno para la carrera. Esto es que, que cuanto más putee a los participantes más satisfecho se encontrará. El recorrido no está marcado y para encontrar el camino correcto debes tirar de mapa y brújula. Por supuesto, tampoco hay avituallamientos.

Poco conocida, sin tanto nombre como otras que se autoproclaman las carreras más duras del mundo, la Barkley Marathons seguramente sí es la cien millas más infernal que puedas encontrar a lo largo y ancho de todo el globo. Creada a partir de la historia de James Ray, el asesino convicto de Martin Luther King, que en su ruta de fuga de la prisión de Brushy Mountain sólo logró recorrer unas ocho millas en casi dos días y medio. La historia inspiró a Cantrell para crear esta cien millas, al revés que cualquier otra, con todas las facilidades para que no se logre terminar.

La fecha de la Barkley suele ser un fin de semana entre marzo y abril que sólo los que participarán conocen. A partir de ese momento, sesenta horas de plazo por delante para completar los cinco bucles de 20 millas cada uno. 20000 metros de desnivel acumulado, un mapa y tener que encontrar los nueve libros repartidos por el recorrido, del que se debe arrancar la página que coincide con tu número de dorsal para demostrar que has pasado por allí. La de este 2014 ha sido el fin de semana pasado.

Sólo 15 personas lo han conseguido desde 1985. Poco más de ochocientos son los que lo han intentando, los que fueron aceptados y los que se pusieron en marcha cuando Cantrell se enciende un cigarrillo, la señal de comienzo. 

El ganador de este año ha sido Jared Campbell. Vencedor y único llegado a meta, completando el recorrido en 57h53', lo que da idea de a qué se enfrentan los que participan. En una carrera tan especial, el seguimiento no iba a ser una excepción, siendo bastante complicado enterarse del desarrollo de la prueba. Picando de aquí y de allá, de Twitter y de Facebook uno más o menos puede seguirlo, pero es difícil. Iván Vivo en su blog recopiló la información.

Ayer en Territorio Trail hablamos de la Barkley, y tuvimos la suerte de que nos acompañara el propio Iván, uno de los que más saben de esta carrera en España. Os recomiendo un vistazo a las entradas sobre ella en su blog. La casualidad hizo que el programa coincidiera con la edición de este año, no estaba previsto, lo que ha servido para hacer un repaso a la edición 2014.


Además en el segundo Sweet Home Colorado, los programas de Territorio Trail dedicados al trail USA, contamos la historia de Brett Maune. Vencedor en dos ocasiones de la Barkley y poseedor del récord del John Muir Trail en autosuficiencia, nadie le creyó hasta que lo demostró en los bosques de Tennessee. 

Con un acercamiento a la figura de Alexander Supertramp , algún dardo envenenado a ciertas figuras que tenemos que soportar y los temas de Pennywise completamos este programa:



También disponible en Itunes en este enlace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada