Medios, trail, comunicación, objetividad y credibilidad. ¿Qué es lo que estamos haciendo mal?


Muchos recordaréis la película Jerry Maguire en la que su protagonista, al que daba vida Tom Cruise, en un arranque de honestidad redefine los valores de su trabajo como representante de deportistas poniendo en lo más alto de la pirámide la honestidad con sus clientes y con los equipos. Un cambio de valores en los que el famoso "enséñame la pasta" ya no es lo más importante.

Hace unas semanas, en el foro español de la marca francesa Raidlight, un usuario preguntaba opiniones sobre la primera de las cuatro pruebas que componen las Basque Ultra Trail Series, celebrada ese fin de semana. En una de las respuestas se hacía referencia a una crónica de un bloguero y, en otra respuesta, otro usuario apuntaba que esa crónica no merecía ser tenida en cuenta al tratarse de un medio que había acudido a cubrirla recibiendo una contraprestación.

No es la primera vez que aparecen opiniones de este tipo referidas a medios que informan de pruebas o de material poniendo en duda la objetividad de la información. Síntoma sin duda de que, a nivel de medios especializados, algo estamos haciendo mal. Todos.

Quizás deberíamos partir de una premisa, que es complicado ser objetivo. En cualquier ámbito de la vida, cuando se valora algo, entran en juego múltiples factores. Desde la percepción personal hasta el estado de ánimo o la predisposición con la que se juzgue. Si, además, entrán en juego variables económicas la objetividad es todavía más difícil. Si a alguien le regalan un jamón, en un porcentaje muy alto su percepción será mejor que si lo hubiera comprado. O, aunque sea peor, siempre quedará eso de "bueno, para lo que me ha costado".

El mundo del trailrunning está en plena ebullición. La proliferación de carreras en el calendario y los nuevos canales de difusión ham hecho necesario que los organizadores deban esforzarse más pera promocionar sus pruebas. Por supuesto siempre habrá carreras que se vendan solas y que no necesiten hacer publicidad, pero muchas otras no. Tienen que darse a conocer y atraer corredores. 

Algo similar ocurre con las marcas. ¿Cuántas webs de material hay en la red? ¿Cuántos análisis objetivos encontramos? ¿En cuántos se habla mal de un producto? Yo soy de la opinión de que hoy en día hay muy pocos productos "malos" en el mercado. Mejores y peores sí, malos no. Eso significa que cualquier análisis puede ahondar las bondades y dejar de lado lo "menos bueno". Pero sí considero que debería existir una premisa fundamental: la de indicar si el artículo ha sido cedido para el test por la marca. Que el lector/espectador/oyente sepa que el artículo ha sido comprado o no es fundamental para separar el grano de la paja.


Puede que a la hora de valorar una prueba el análisis sea más objetivo. Es más sencillo explicar si los avituallamientos estaban bien surtidos o no, si el marcaje era correcto o si la organización ha respondido como debía ante los imprevistos. Pero también se puede edulcorar de muchas formas. Desde vender como épico algo que ha sido un desastre hasta integrar una carrera pésima en un circuito artifical para conseguir que atraiga los participantes de las otras que lo componen.  

Hablando de pruebas organizadas, habría que distinguir dos variantes. Por un lado aquellas en las que, por su importancia, los medios se desplazan para informar. Se va, se cuenta lo que está pasando, se entrevista a los protagonistas y se narra todo lo que ha sucedido, sea bueno o malo. Información objetiva pura y dura, como debería ser siempre. Por otro lado, carreras menos conocidad que invitan a los medios para que informen y, de paso, difundan las bondades de la zona, la carrera y la organización. En este contexto el medio también debería hablar con objetividad, algo que no siempre se hace, edulcorando lo malo y engrandeciendo lo bueno. Personalmente, y el último no hace mucho, por aquí ha llegado algún mail pidiendo explicaciones de por qué se había hablado de fallos o cosas que no habían gustado habiendo acudido invitado.

En mi opinión personal, para que un medio tenga el reconocimiento de la comunidad trailrunner y sus artículos/programas/videos no lleven un halo de sospecha, debe basarse en la objetividad. Reconociendo que es totalmente lícito y normal que se cobre, todo el mundo cobra por su trabajo, esa objetividad pasa por hablar de todo, independientemente de que se reciba una contraprestación o no. Hacerlo es informar. No puedes obviar la actualidad de marcas o carreras importantes solamente porque te hayan contratado o invitado.

Obviamente estaréis pensando que nosotros, Territorio Trail Media, hablamos más de unas carreras o marcas que de otras. Y efectivamente es cierto, pero siempre que lo hemos hecho intentamos que sea público. Cuando Salomon patrocina los Kilómetro y Resultado lo decimos. Cuando Altra patrocina el programa de los miércoles, es público. Cuando nos hemos desplazado a narrar Transvulcania, Ultra Pirineu o Gran Trail Aneto, lo hemos dicho en alto. Pero hemos intentando ir un paso más adelante, creando la figura del "Media Partner", que asocia a Territorio Trail Media con la prueba en cuestión e indica, para que no haya equívocos, que existe una relación. Si es la dirección correcta o no, lo dirá el "mercado".

No todo es el dinero, narrar un espectáculo no es hacerlo sólo cuando nos enseñan la pasta. Ciertamente, todos los estamentos del trailrunning nos estamos profesionalizando, pero está en nuestra mano no hacerlo a cualquier precio. Si nos pasamos por un foro o en las redes sociales alguien duda de la veracidad de una información solamente por el hecho de que quien la escribe ha cobrado por ella, es que no nos movemos en el camino correcto.
   


4 comentarios:

  1. Un micro no te hace periodista14/3/17 8:34

    Pues sí, muy bonita toda esa elaboración mental, pero habría estado bien que dedicases unas palabras a defender la integridad de Monrasín y de "Corriendo por la sierra". Ramón es el tío más auténtico, humilde y entrañable que hay en este mundillo, capaz por ejemplo de subirse a Collarada sólo para sacar unas fotos. Y por suerte no se tira el rollo de ser media manager, gurú de referencia ni otras polleces que dan vergüenza ajena. Ahora que me acuerdo, ¿por qué no publicas el enlace de vuestros primeros programas, cuando tú y la chavala pronunciabais "traíl" sin el menor sonrojo? Vamos a echarnos unas risas todos, venga...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Leer comentarios de payasos que se esconden bajo un nick anónimo dan idea del nivel del que se esconde tras él. Se nota que casi no sabes ni leer, porque en el post no se critica a Ramón en ningún momento. Pero oye, tú sigue así, entendiendo sólo lo que te apetece.
      Ah, y los enlaces a los primeros programas están en la web, no se han borrado. Puedes escucharlos cuando quieras majete.

      Eliminar
  2. Anónimo14/3/17 8:36

    "Media partner" mis cojones.

    ResponderEliminar
  3. Me parece que todos estos palmeros que tiran piedras, se olvidan que en el programa al que hacen referencia se le ha reconocido y se le ha agradecido siempre a Ramón su labor, sabiendo siempre que esa labor es desinteresada y que la desarrolla por la pasión que tiene hacia este deporte, de hecho ha sido premiado por el programa (bueno han sido los oyentes quienes lo han echo) reconociendo de esta manera públicamente su labor. En el post, que yo sepa ni siquiera se menciona su nombre, si bien el punto de partida es un referencia a un foro donde se cita una entrada de su blog, si abrierais un poco la mente veríais que aquí se habla de blogs de crónicas y de material y que esto no es una critica a nadie sino que debería de ser una reflexión, aunque a veces hay gente a la que su cerebro no le deja llegar hasta esos limites.

    ResponderEliminar